Opinión de Carl Borg Medina

testimonio-carl

Cuando conocí a Nuria me encontraba en un momento de mi vida que no tenía ningún cuidado de mi cuerpo ni de mi mente. Mi día a día con el trabajo y obligaciones no me dejaban ver que me estaba haciendo daño.

Un día, a través de una amiga, conocí a Nuria, me habló de ella y me dijo que quizás me podía ayudar a mejorar mi salud diaria, tanto física como mental. La verdad es que siempre había sido muy escéptico a aceptar ayudas de otros, incluso de amigos, pero me dejé y fue una de las mejores decisiones que he tomado en los últimos años.

Nuria me atrapó en su equilibrio rápidamente, si bien, fue lento y pausado desde el principio, su constancia, el cómo me hacia creer en mí y que yo sólo podía conseguir cambiar mis hábitos lograron los resultados. Sin darme cuenta empecé a comer mejor, empecé poco a poco a hacer ejercicio y dejar mi vida sedentaria y todo, gracias al cariño y pasión que Nuria imprime en su trabajo.

No te hace falta suerte Nuria, eres capaz de todo. Muchas gracias por ayudarme a cambiar de rumbo y de vida y acompañarme.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *